Cómo usar el condón masculino como un profesional

Supercondon condoneria en Ciudad de Mexico
Supercondon condoneria en Ciudad de Mexico

Obtén lo máximo de cada condón para ti y para tu pareja

Nadie nace sabiendo y si es verdad que no necesitas obtener una licencia para usar un condón, creo que sería bueno, no que tomes un curso, pero que eches un ojo a estas recomendaciones para obtener lo máximo de cada condón masculino.

¿Y quién debería saber sobre esto? ¿Los chicos? ¿Las chicas? Yo creo que ambos. Finalmente usar condón es cosa de dos y la protección es para ambos.

Usar un condón masculino no es complicado ni cosa del otro mundo. Es tan sencillo como se muestra en este vídeo.

Vídeo: poner el condón

)

Pero para obtener el máximo placer para ambos, no olviden tener lubricante adicional a mano. ¿Y cómo usarlo? Es muy sencillo: pon una gota de lubricante sobre el pene antes de colocar el condón, y luego encima del condón pongan todo el lubricante que quieran, cuentas veces quieran. Es tan sencillo como esto:

Vídeo: poner lubricante antes y después del condón

)

¿Por qué poner lubricante así como hemos mostrado? Una gotita de lubricante sobre el pene restituye la sensación de humedad, por lo que el sexo con condón y lubricante en el pene se acerca mucho más a lo natural.

Por otra parte, poner lubricante sobre el condón facilitará la penetración, y aumentará el placer y la comodidad para ellas. Pero eso no es todo, porque cuando usas lubricante adicional se previene que el látex del condón se fatigue y se rompa, y también se disminuye mucho la incidencia de las rozaduras en los genitales femeninos, ambas cosas debidas a la fricción. Ah, además recuerda que puedes volver a poner lubricante adicional sobre el condón cuantas veces quieras, y si ustedes son de “carrera larga” (si las sesiones amorosas suelen ser muy prolongadas) es más que conveniente reaplicar lubricante cada 20 minutos.

¿Cómo debe ser tu lubricante? Tu lubricante para usar con condones puede estar hecho a base de agua, a base de siliconas o a base de PPG/PEG (polietilenglicol/polietilenglicol). En México no son comunes los lubricantes que dañan a los condones, pero, debo decir, en fechas recientes he visto que comienzan a llegar a nuestro país productos “lubricantes” a base de aceites vegetales, de aceites minerales o de grasas de uno u otro tipo. Muchas veces estos productos ni siquiera indican que dañan a los condones. En fin, decíamos que no son comunes y seguro que ni en las farmacias ni en las condonerías los hallarás pero no está nunca de más vigilar las etiquetas de los lubricantes que adquieras: si dice que contiene aceite vegetal o mineral no se lleva con condones. Pero no te confundas: si es de siliconas o de PEG/PPG entonces son apropiados, pues no dañarán el látex.

Vídeo: aceites y grasas que no se usan con condones

)

Y si no tienen lubricante adicional a la mano, dicho sea de paso, pero ustedes son en efecto de carrera larga, recuerdan recambiar por un nuevo condón cada 20 minutos a fin de prevenir cualquier eventualidad.

¿Y en caso de sexo con penetración anal? En esos casos traer lubricante adicional no es optativo, sino obligatorio. Y más bien hay que traer bastante y reaplicar con frecuencia sobre el condón y directamente en el área a lubricar. En general prefiere lubricantes de siliconas parta penetración anal, ya que lubrican mejor por más tiempo y no alteran la piel ni las mucosas, lo cual es especialmente importante pues que el tejido rectal es increíblemente delicado. Más adelante diremos unas palabras adicionales sobre el sexo con penetración anal.

De otra parte, si piensan usar accesorios junto con el condón, como anillos vibradores o anillos constrictores o ligas, hay que verificar que en efecto no dañen al primero. Recién ha poco supe de una pareja que solía emplear accesorios del cabello para ayudar a sujetar y mantener el condón en su sitio. Y curiosamente supe de ellos porque habían experimentado ya algunos problemas, como ruptura, no del accesorio para el cabello, ojalá, sino del condón. Pues así las cosas: revisa que los accesorios que quieras usar con condones no los dañen. Improvisar a veces es bueno, como cuando le pones mermelada encima a tu condón para convertirlo en uno de sabor, pero no exageremos.

Y hablando de sabores en los condones, eso me lleva a escribir unas líneas sobre el sexo oral pues también hay que recordar que cada condón está pensado para usarse una sola vez, de forma que si usas un condón para sexo oral no podrás luego usarlo para sexo vaginal, aún si no hubo eyaculación durante el sexo oral, y por el contrario, tampoco podrás usar un condón que se empleó para penetración vaginal en penetración oral después. Ni se diga si ha habido penetración anal.

Si te preguntas por qué, la cosa es sencilla: en general no queremos llevar microorganismos que habitan normalmente cierta parte del cuerpo a otra, porque a veces, cuando se les cambia de casa, les gusta hacer fiesta y en ocasiones hasta traen invitados.

Esto es especialmente importante cuando hablamos de sexo con penetración anal. En algunos países, como México, son bastante comunes ciertos bichitos que si de por sí son bastante malos dentro de nosotros, lo son aún más, por ejemplo, en el pene. Y como siempre digo, el terrorismo sexual no me agrada, así que no divulgaré historias de terror aquí pero créeme: cuando se trata de sexo anal los riesgos para ambos son tan grandes que no vale la pena siquiera considerar no usar condón.

Otros aspectos que todo profesional del uso del condón debe saber son como éste: si piensas usar productos tópicos (que se apliquen sobre la piel o las mucosas) para retrasar la eyaculación, el uso recomendado y la mayor efectividad siempre se alcanzan cuando los empleas junto con condones. Obviamente habrá de verificarse que el producto en cuestión se lleve con condones, pues no me consta que así sea en todos los casos, pero para aclarar un poco más la cuestión, no del cómo sino del por qué, uno en general no querría que el efecto retardante se le pase también a la pareja, y cuando usamos productos retardantes sin condón ésa es una posibilidad real, es decir, la de que el producto en cuestión también actúe sobre la pareja.

El clítoris, ahora sabemos, es una estructura compleja y tiene una gran porción no visible dentro del cuerpo, y rodeando la pared vaginal. Imagino que no querríamos adormecer el clítoris cuando estamos pensando en retrasar la eyaculación masculina. Por otra parte, el primer tercio vaginal a partir de la entrada es sumamente sensible y contribuye en mucho a la experiencia del placer y satisfacción sexual femeninos. Creo que he hecho mi punto.

Doy por sentado que se entiende que, cuando hay penetración anal y se pretende usar cualquier producto con algún efecto adicional que no sea lubricante, se debe verificar que sea compatible con condones. Además de eso, claro, hay que tener en cuenta un par de cositas:

1. Que existen condones especializados para usarse cuando hay penetración anal, generalmente conocidos como “extra fuertes”
2. Que si se emplea algún producto con anestésico, que son ahora más comunes, a fin de disminuir la incomodidad, si la hubiera, durante el sexo anal, debe tenerse por duplicada la necesidad de emplear un condón adecuado pues el anestésico podría actuar también sobre las terminales nerviosas del pene si no se usa condón.
3. Súper importante: el condón femenino no, nunca, debe ser usado para penetración anal. Como el punto ya lo hemos tocado suficientemente en este mismo blog, no lo abordaremos de nuevo aquí.

Las últimas y ya casi nos vamos. Dice el refrán que la práctica hace al maestro, o maestra. Así que, para dominar el arte de poner el condón y convertirse en Maestra o Maestro en su uso no hay de otra más que probar a ponerlo y quitarlo muchas veces, tantas como sea necesario.

Dicen los que de vinos saben que el mejor vino es aquél que vaya con tus gustos, pero para aprender a distinguir entre las cualidades de los diferentes vinos, sólo hay un modo: probarlos. Y con los condones, por supuesto, es igual. Un verdadero conocedor o conocedora de condones prueba de muchos y así como es verdad que para ciertos platillos van mejor ciertos vinos, así también para ciertas cosas preferirás unos u otros condones.

En fin, probablemente “el mejor condón del mundo” como enunciado general no exista, pero estoy convencido que el mejor condón del mundo para una pareja determinada en un momento determinado, sí, nada más que para encontrarlo se necesita probar, practicar y luego dejar que la imaginación vuele… Practicas, dominas, y luego inventas. La variedad de cosas para intentar es tal que quizá nunca acaben por conocerlo todo.

Y ustedes, ¿cuándo empiezan?

Este artículo lo escribió JIM para Supercondon, condonería de autoservicio, y puede ser usado todo o en parte siempre y cuando se cite la fuente y el autor. La fuente puede referirse como supercondon.com.mx o en su defecto la dirección del sitio en WordPress donde aparece publicado.

Este artículo está protegido por derechos de autor.

Visita nuestra nueva tienda online

http://supercondon.pswebstore.com/mx/

Envíos a todo México

Múltiples opciones de pago a través de PayPal, PayU o Transferencia electrónica

Condones | Lubricantes y productos para masaje | Productos para el placer íntimo y en pareja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s